Responder al tema  [ 7 mensajes ] 
Lenguas y trabalenguas 
Autor Mensaje
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Ago 2007 06:41
Mensajes: 3738
Ubicación: Triana>Sev.>And.>España> Iberia>Europa>Occidente>Tierra>Sist. Solar>Univ.
Nota Lenguas y trabalenguas
http://www.elpais.com/articulo/pais/vas ... vas_4/Tes/

Citar:
XABIER ZABALTZA Franco hablaba gallego, al que identificaba con el portugués. Don Pelayo, héroe del nacionalismo español, no hablaba una palabra de castellano. La lengua materna de los hermanos Arana Goiri, fundadores del nacionalismo político vasco, era en cambio el español. La "lingua navarrorum" era el vascuence, pero el "lengoage de Navarra" era el romance navarro, gemelo del castellano. El abuelo del actual presidente del Gobierno español, el navarro Imanol Aznar, hablaba euskara y en su juventud utilizó el seudónimo Gudalgai ("el que quiere ser soldado"; se entiende, por la independencia de Vasconia). Carlomagno despreciaba el bárbaro dialecto romance que poco después empezaría a ser denominado francés. En 1789 sólo el 13% de la población de Francia hablaba francés correctamente. Charles De Gaulle, tío del general francés del mismo nombre (aunque aquél firmaba Charlez Vro-C"hall), es una de las figuras señeras del nacionalismo lingüístico bretón. La lengua materna de Napoleón Bonaparte, creador del Primer Imperio francés, era el corso, a fin de cuentas un dialecto italiano. Cavour y Víctor Manuel, fundadores de la Italia moderna, malhablaban italiano y se expresaban con mucho mayor soltura en francés. Los primeros nacionalistas checos, Dobner, Pelzel y el mismo Palacky, hablaban mejor en alemán, idioma del invasor, que en aquél cuyos intereses pretendían defender. Hitler es un apellido de origen checo, no alemán. Los primeros prusianos no eran un pueblo germánico sino báltico, siendo su lengua semejante al lituano y al letón. "Ario" es un concepto lingüístico, no racial: los nazis asesinaron a varios cientos de miles de auténticos descendientes de los antiguos arios, llamados comúnmente gitanos. Para más inri, según Szemerényi, la palabra "ario" es un préstamo semítico en indoeuropeo (ugarítico "áry-" = "pariente, compañero"). Theodor Herzl, fundador del sionismo político, desconocía los esfuerzos para recuperar el hebreo como lengua hablada e imaginó un Estado Judío plurilingüe en el que el alemán sería hegemónico. El serbio y el croata son el mismo idioma e incluso, según Marija Gimbutas, las palabras "serv" (serbio) y "hrv(at)" (croata) podrían estar relacionadas etimológicamente. Varios de los primeros nacionalistas griegos, por ejemplo Rigas Velestinlis y Ioannis Kolettis, eran en realidad valacos (esto es, rumanos) helenizados. Algunos de los padres de la independencia norteamericana pretendieron que el griego clásico fuera la lengua oficial del nuevo estado: si hubiese sido aceptada su propuesta, la lengua de EE UU (y del mundo entero) sería hoy tal vez el griego en lugar del inglés. Los primeros nacionalistas irlandeses eran todos protestantes: fueron ellos, no los católicos, los que intentaron revivir el hoy moribundo gaélico. Islandia es el único Estado europeo en el que las fronteras políticas coinciden exactamente con las lingüísticas (y eso suponiendo que el feroés, hablado en Dinamarca, no sea un dialecto islandés). Todos los escritos de Snellman, principal ideólogo del nacionalismo cultural finlandés, están redactados en sueco. Riúrik, considerado el fundador del primer estado ruso, era un varego de lengua escandinava. Varias de las lenguas túrquicas de la antigua Unión Soviética (kazajo, kirguiz, uzbeko...) fueron creadas por decreto por Stalin para debilitar el movimiento panturquista. Los míticos turanios, supuestos antepasados de los turcos, eran en realidad iranios y su lengua, parecida al kurdo. La madre del principal teórico del nacionalismo turco, Ziya Gökalp, era kurda y él mismo hablaba la lengua cuya existencia niega ese nacionalismo. La madre de Abdullah Ocalan, líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), es turca y él mismo se expresa habitualmente en el idioma del "genocida". Una gran parte de los escritos atribuidos a los diez gurús del sikhismo, no están en panjabi, la lengua sagrada, sino en formas dialectales de hindi, la lengua del "enemigo" hindú. Ali Jinnah, padre del Pakistán, era incapaz de dirigirse al público en urdu, la lengua nacional, y se hacía acompañar de un intérprete a sus mítines. Etc., etc., etc. Por cierto, ¿quién dijo que la lengua es la máxima manifestación del carácter de una nación?

_________________
Seid umschlungen, Millionen!


01 Feb 2009 02:49
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Ago 2007 06:41
Mensajes: 3738
Ubicación: Triana>Sev.>And.>España> Iberia>Europa>Occidente>Tierra>Sist. Solar>Univ.
Nota 
Se podría mover este hilo al apartado de "Lenguas y lingüística".

_________________
Seid umschlungen, Millionen!


01 Feb 2009 02:51
Perfil
Iberista
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Dic 2007 22:24
Mensajes: 313
Ubicación: Vlaanderen
Nota 
De lo más interesante que se ha posteado últimamente en el foro


01 Feb 2009 10:25
Perfil
Iberista
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ene 2009 23:43
Mensajes: 295
Ubicación: País Valencià
Nota 
La lengua constituye una de las más importantes manifestaciones (no me aventuro a decir la máxima) de una cultura. Otra cosa bien distinta es que hayan personas tan hipócritas como éstas que hayan utilizado la lengua como instrumento político para exaltar un sentimiento "nacional".

Las lenguas nativas deben ser defendidas desde posiciones racionales, esto es, desde el multiculturalismo, no por los fervores nacionalistas. Nada más que añadir, dado que comparto todas y cada una de las palabras del autor. El hecho es algo indiscutible.

Por cierto, hay otra tribuna de Zabaltza muy interesante acerca del derecho de autodeterminación:

http://www.elpais.com/articulo/pais/vasco/autodeterminacion/elpepuesppvs/20030128elpvas_11/Tes


01 Feb 2009 10:51
Perfil
Iberista
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ene 2009 23:43
Mensajes: 295
Ubicación: País Valencià
Nota 
TRIBUNA: XABIER ZABALTZA

Qué es y qué no es autodeterminación

Hace algo más de un año, en estas mismas páginas, intenté promover un debate sereno sobre el concepto de autodeterminación. Tuve la mala fortuna de que uno de mis artículos fue publicado el 12 de septiembre de 2001, justamente el día en que el mundo entero estaba mirando al otro lado del Atlántico, macabramente sorprendido por la masacre de las Torres Gemelas. Así que mi propuesta de desdramatizar ese manido concepto pasó completamente desapercibida.

El origen del principio de autodeterminación no convierte en demócratas a todos sus promotores
Hoy vuelvo a la carga. Y lo hago sobre la misma premisa que entonces: para hablar de autodeterminación tenemos que saber primero de qué estamos hablando. No es fácil definir ese principio, ya de por sí complejo y que políticos y tertulianos de uno y otro signo se empeñan en convertir en algo tan ininteligible como los dogmas teológicos. Así que antes de disertarles sobre qué es autodeterminación voy a dedicar un largo párrafo a explicar qué no es.

En primer lugar autodeterminación no se identifica con el principio de las nacionalidades, según el cual toda nación debe poseer su propio estado. Cuando se realiza la unificación de Italia y Alemania en la segunda mitad del siglo XIX a Cavour y a Bismarck les importaba más bien poco la opinión que los italianos y alemanes de carne y hueso tuvieran al respecto.

En una época en que la opinión pública no estaba articulada como en la actualidad, estos estadistas no tuvieron que contar con la voluntad de sus compatriotas, sino que ambos se basaron para realizar sus designios en una interpretación muy concreta de la historia, en la lealtad a su dinastía respectiva y en la defensa de una serie de intereses políticos, económicos y estratégicos. En segundo lugar, el autodeterminismo no es tanto una creación de los movimientos nacionalistas como de la Segunda Internacional y del presidente estadounidense Woodrow Wilson. En tercer lugar, no está de más señalar que el origen democrático del principio de autodeterminación no convierte en demócratas a todos sus promotores. Recuérdese que por medio de un plebiscito, celebrado en 1935, los habitantes del Sarre decidieron libremente unirse a la Alemania nazi. Y finalmente, y esto es fundamental, ni autodeterminación significa necesariamente independencia, como pudo comprobarse en su día en Québec, ni la independencia tiene por qué partir de un acto previo de autodeterminación. Sin salir de Europa, Chequia, Eslovaquia y Bielorrusia son hoy sujetos de derecho internacional pero para su constitución como estados no se realizó referéndum alguno (de hecho, según las encuestas, la mayor parte de sus poblaciones era contraria a la independencia) sino que bastó con un pacto entre bastidores de sus elites políticas.

El fundamento del derecho de autodeterminación es el respeto a la voluntad de los habitantes de un territorio. Desde un punto de vista estrictamente democrático no hay nada que objetar a tal principio. Lo que ocurre es que la motivación real de muchos nacionalismos, mucho más que la autodeterminación a la que suelen apelar, es lo que Alfred Cobban ha denominado "determinismo nacional". Aplicado a nuestro país este principio se puede enunciar más o menos así: Vasconia es una nación, con una cultura y una lengua propias, y que incluso, según algunos, ha sido independiente hasta las guerras carlistas (mucho me temo que el que este último axioma sea falso no desalienta a sus mentores), y por lo tanto tiene no ya el derecho sino la obligación moral de conseguir -o recuperar- su independencia.

Es decir, muchos nacionalistas se escudan en la coartada democrática que les confiere la autodeterminación para, como Bismarck, Cavour y las camarillas de los países eslavos a los que antes aludía, colocar a la Nación y a la Historia por encima del deseo de las personas. Yo personalmente no reconozco más derecho colectivo que aquél que emana de la voluntad mayoritaria de los ciudadanos. Ni la historia, ni la geografía, ni la posesión de una lengua privativa son fuente de derechos. Y esto vale tanto para los separatismos vasco, catalán y gallego como para el vergonzante irredentismo español sobre Gibraltar.

Porque evidentemente los nacionalismos periféricos no son los únicos que obvian la voluntad de los individuos en cuyo nombre dicen actuar. El fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera, proclamaba que "Aunque todos los españoles estuvieran conformes en convertir a Cataluña en país extranjero, sería el hacerlo un crimen merecedor de la cólera celeste". Coincidirán conmigo en atisbar una línea de continuidad entre estas palabras y el artículo segundo de la vigente Constitución Española, que establece, de un modo más laico pero no menos metafísico, la "indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles".

No hará falta señalar que entre el esencialismo determinista de algunos nacionalistas vascos y el esencialismo joseantoniano de algunos nacionalistas españoles (y los intereses de grupo que ambos encubren) no queda mucho margen para la negociación. Es imposible llegar a acuerdos cuando son los Principios con mayúscula lo que está en juego. Yo, en cambio, dejándome los Principios a un lado, les voy a ser sincero: no creo que la independencia solucionara un solo problema real de los ciudadanos vascos. Es más: estoy convencido de que muchos de sus problemas se verían agravados. Pero aun así sigo pensando que un territorio no puede formar parte eternamente de un estado contra la voluntad de la mayoría de sus habitantes.

Como ya expuse en su momento, una cosa es el reconocimiento del derecho de autodeterminación -que ni siquiera tiene que ser explícito- y otra muy distinta es la aplicación de ese derecho.

Para la primera hipótesis bastaría con suprimir una parte del artículo de la Constitución al que he hecho referencia y modificar la desafortunada redacción del octavo, que convierte al ejército en garante de la integridad territorial de España. Para la segunda hay que tener muy claro cuál es el sujeto que se autodetermina. Y ahí es donde percibo un salto de gigante en el Plan de Ibarretxe respecto al Acuerdo de Estella: ese sujeto no es ya el Pueblo Vasco (lo que no era más que un eufemismo para justificar la anexión de Navarra y la Vasconia francesa), sino la Comunidad Autónoma del País Vasco. El siguiente paso podría ser por ejemplo éste: permitir a Álava descolgarse del proceso soberanista.

El reconocimiento del derecho de autodeterminación me parece algo en sí mismo impecable. Una cuestión diferente es qué condiciones deben darse para su aplicación. Reduciendo mi argumentación al absurdo, les diré que sería perfectamente congruente con la idea que he intentado desarrollar en este artículo celebrar mañana mismo consultas populares en 46 de las 50 provincias españolas. Pero es obvio que en las cuatro restantes no se reúnen las garantías necesarias para ejercer tal derecho con un mínimo de ecuanimidad. Para una parte imprescindible de nuestro pueblo un referéndum de autodeterminación en las actuales circunstancias no significaría un acto cívico de libertad, sino la pura cesión a un chantaje. Y mientras el derecho a la vida, el Derecho por antonomasia, causa y fundamento de todos los demás, dependa del color de una bandera, la primera prioridad del conjunto de la sociedad vasca no será precisamente autodeterminarse.

XABIER ZABALTZA 28/01/2003


01 Feb 2009 10:59
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 04 Nov 2007 01:49
Mensajes: 3647
Ubicación: La Línea de la Concepción (Cadíz, Andalucía, IBERIA)
Nota 
Por recomendación del autor del tema, Carlosos, traslado este tema al subforo de Lenguas y Lingüística.

_________________
Imagen
¡VIVA IBERIA! Futura unión de España, Portugal, Andorra, Gibraltar, Rosellón e Iparralde.
¡VIVA LOS SAHARA, RIF, ESCOCIA, IRLANDA, PALESTINA Y KURDISTÁN LIBRES E INDEPENDIENTES!


01 Feb 2009 12:08
Perfil
Iberista
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Oct 2007 17:25
Mensajes: 1853
Nota 
Citar:
¿quién dijo que la lengua es la máxima manifestación del carácter de una nación?


Eu non creo que unha nación poida ter "carácter" . Pero si que a lingua é unha das características máis impotantes dunha nación. Independientemente de si os seus líderes políticos como Ocalan, Jinnah, Arana, etc a falen ou non. Isto último é anecdótico.


01 Feb 2009 19:07
Perfil


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 7 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Forum style by ST Software.
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro